Todo ser humano, sin excepción, por el mero hecho de serlo, es digno del respeto incondicional de los demás y de sí mismo; merece estimarse a sí mismo y que se le estime. 

Carl Rogers

En esta nueva serie sobre la autoestima voy a abordar otro de los aspectos fundamentales para mejorarla: Crear y mantener relaciones interpersonales positivas o relaciones cálidas y estrechas con otros.

Si te sientes frustrado, inconforme o aislado en tus relaciones personales, esto incrementará las posibilidades de que desarrolles una baja autoestima. De hecho, si tienes problemas de autoestima y decides aislarte, estos problemas se harán más graves y pronunciados. Esto sucede porque gran parte de nuestra valía personal está directamente relacionada con otros.

Cuando te relacionas con otra persona, estás mostrando una faceta tuya que no se puede manifestar en escenarios privados. Tu vida social es irreemplazable. No existe nada que puedas hacer para obtener la satisfacción, el placer y los desafíos que supone establecer una relación con tu pareja, con tu familia, con tus amigos, o con tus compañeros de estudio o de trabajo.

El ser humano es un ente social. Su desarrollo y configuración personal dependen mucho de su contexto interpersonal. En esta medida, es fundamental para cualquier persona cultivar y mantener equilibradas sus relaciones con los demás, especialmente cuando éstas retroalimentan la concepción que tenemos de nosotros mismos.

Gran parte de lo que somos se define precisamente por el tipo de relaciones que establecemos con otros: "Soy amable, me gusta ayudar a los demás, soy gracioso, la gente siempre me dice que soy muy inteligente, los demás me ven como una persona talentosa". Gran parte de lo que pensamos y sentimos acerca de nosotros mismos está en íntima conexión con los demás. Por esta razón, es muy importante que tus relaciones con otras personas sean excelentes.

Consejos para mejorar tu autoestima cultivando relaciones personales positivas





La soledad es una herramienta poderosa y eficaz contra la mayoría de dificultades que tenemos en la vida. Todos necesitamos estar solos, por lo menos una vez al día. La soledad nos puede recargar de energía y nos permite contemplar las cosas desde una perspectiva diferente, con más calma. Sin embargo, si tienes una baja autoestima y no posees las herramientas para trabajar en ella, la soledad prolongada hará que te sientas aún peor.

La percepción que tienes de ti mismo depende de la percepción que tienen los demás de ti. Si buscas estar solo con el fin de enfrentar tus dificultades sin molestar a nadie, si piensas que lo mejor es que nadie sepa lo que estás sintiendo o por lo que estás pasando, si crees que la mejor alternativa es desconectarte del mundo, no hablar con nadie y luchar contra tu propia mente, es probable que pierdas la batalla; puesto que ya no recibirás el respeto y el aprecio de los demás, lo cual puede hundirte más en tu baja autoestima.

Buscar la conexión con otros puede recordarte precisamente esas características que por una u otra razón se han escapado de tu conciencia y que no estás teniendo en cuenta al autoevaluarte como persona. Relacionarte con los demás te permitirá reconocer que eres valioso, que tienes cualidades, que eres habilidoso, que posees destrezas, que puedes ser agradable y que la gente elige estar contigo porque ve en ti cosas maravillosas.

Sin embargo, la baja autoestima tiene un impacto profundo en nuestras relaciones personales. Si nos sentimos mal con nosotros mismos, no vamos a tener el interés y la energía para relacionarnos con otros, lo que crea un círculo vicioso: No me relaciono con los demás porque me siento mal y me siento mal porque no me relaciono con los demás. Entonces nos vemos en una situación que parece ineludible, de la que no podemos escapar.

¿Entonces qué hacer en este caso?

Anuncios





Debemos esforzarnos por mantener ciertas relaciones personales, aunque no cueste demasiado. No es necesario que tengamos toda la disposición y la actitud para hablar con otra persona, tan sólo se requiere que nos demos la oportunidad y lo intentemos. Es importante que reconozcamos que nuestra lucha por recuperar o mejorar nuestra autoestima no tiene que ser una lucha privada y secreta, y mucho menos tenemos que librarla solos. Existen personas dispuestas a apoyarnos, consciente o inconscientemente. Existen personas que nos pueden ayudar a salir más rápido de las dificultades. Reconocer que podemos apoyarnos en otras personas para levantarnos no es debilidad sino inteligencia.



No confundas la humildad con la incapacidad para reconocer tus propias cualidades.


En ocasiones nos encontramos en situaciones sociales donde las personas reconocen nuestros aspectos positivos pero de alguna u otra manera nos encargamos -privada o públicamente- de negar esos aspectos en nosotros. Pensamos que por educación, cortesía y respeto debemos rechazar los halagos y creemos que pasaremos por personas engreídas si los aceptamos.

La mayoría de las personas que son importantes en nuestra vida nos halagan porque sienten la necesidad de reconocernos esos aspectos positivos y quieren que nosotros sepamos que ellos son capaces de verlos. En otras palabras, desean recordarnos que somos -o tenemos- algo bueno. Sin embargo, muchos de nosotros tendemos a desconfiar e ignoramos progresivamente este tipo de reconocimientos, como si no fuéramos merecedores de ellos, como si fuéramos indignos de un halago:  

"Sólo dices eso para hacerme sentir bien"
"No, no. Yo no soy bueno para el fútbol, ¿de dónde sacas eso?"

Esta actitud no suele generar efectos positivos a nivel interno, puesto que negamos nuestra valía y asumimos una postura en la que nos volvemos incapaces de reconocernos a nosotros mismos en términos positivos. Por consiguiente, interiorizamos esta actitud y comenzamos a sospechar de nuestros propios halagos:  

"¿Será que si soy inteligente? No, no creo. Soy normal, no sé."
"Suelo ser amable con los demás, pero no sé, solo algunas veces. O tal vez me lo esté inventando".

Lo peor de todo es que esta actitud se complementa con su contraparte, que suele ser bastante receptiva a las críticas negativas y al rechazo de los demás. Es decir, aplicamos un filtro que hace difícil que nos sintamos bien cuando nos dicen que tenemos algo bueno pero removemos ese filtro cuando nos dicen cosas malas.

Entonces las aceptamos sin mayor autocrítica, generalizamos, exageramos y hacemos de estas opiniones o reconocimientos negativos algo innegable. Las interiorizamos rápidamente y hacemos de ello una mera confirmación de lo que ya sabíamos:

"Sí, yo sé que soy malgeniado", "Es cierto, yo no sirvo para nada".

Esta actitud conveniente se conoce como sesgo. Los sesgos que tenemos pueden contribuir a que nos sintamos mejor o peor acerca de nosotros mismos, así que debemos ser muy cuidadosos con ellos, ya que pueden reforzar aspectos negativos de nosotros hasta hacernos creer que es algo inmodificable.

Por ejemplo, si tengo baja autoestima y siento que no sé hacer nada bien, recordaré de manera muy clara los momentos de mi vida en los que me he sentido así y, a un tiempo, ignoraré sistemáticamente los momentos en los que me he sentido capaz de hacer cualquier cosa bien. De la misma manera, tendré muy buena memoria para recordar las cosas malas que dice la gente sobre mí y prestaré muy poca atención a las cosas buenas que también dicen sobre mí. Poco a poco, iré tergiversando y acomodando todo en mi cabeza para hacer que los demás sean un recordatorio de lo pésima persona que soy. Empezaré a sentir desprecio por mí mismo y pronto empezaré a convencerme de que soy una persona sin valor e indigna de ser amada o tenida en cuenta.

Mi recomendación para ti es un cambio de enfoque en el que seas capaz de establecer mejores filtros cuando las personas dicen algo malo de ti y que comiences a aceptar los comentarios positivos de los demás.



Invierte tu tiempo y energía en relaciones significativas con los demás


Busca personas que te hagan sentir bien acerca de ti mismo. Si algunas de las personas con las que te relacionas te hacen sentir incómodo o inferior, evalúa esas relaciones y decide si te convienen.

Por otro lado, desarrolla relaciones de calidad con las personas que son importantes para ti. No busques en ellas un refugio para tu soledad o para tu baja autoestima. Por el contrario, dedícate a hacer que se sientan bien. Haz que se sientan felices. Procura ser una persona positiva en sus vidas. Préstales atención y no las uses para tu conveniencia.

Aunque no te quieras particularmente a ti mismo, no le niegues a los demás la posibilidad de quererte.




Publicar un comentario Blogger

  1. Tienes razón, a veces créemos que estar solos nos rescata de muchas cosas y pues si, puede ayudar, pero finalmente debemos aprender a "compartirnos" con los demás, sin tener miedo de sus opiniones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer el blog. Espero que encuentres en el contenido ideas que puedan ser útiles para ti o para personas que conozcas. Gracias por tu apoyo y tu comentario.

      El poder de las opiniones de los demás lo determinamos nosotros mismos...

      Eliminar
  2. ¿Muchas de tus cualidades personales te ocasionan problemas con otros como parar querer cambiarlas/ocultarlas?

    ResponderEliminar
  3. ¿Te sientes aislado o frustrado en tus relaciones con los demás? ¿Por qué?

    ResponderEliminar
  4. ¿Te basas en los juicios de otros cuando tomas decisiones importantes? ¿Qué tanto lo haces?

    ResponderEliminar
  5. ¿Te sientes incapaz de mejorar o cambiar tu forma de relacionarte con los demás? ¿Por qué crees que es así? ¿Qué sientes que te está limitando?

    ResponderEliminar
  6. ¿Has llegado a sentir que tu vida social no tiene sentido? ¿Qué te hace pensar eso?

    ResponderEliminar
  7. ¿Sueles sentirte estancado personalmente, lo que hace que seas apático con algunas personas?

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top