Una vez más vuelvo al blog con una premisa desgastada pero poco entendida: Si quieres y crees en algo, puedes hacer que suceda. Frases como esta abundan en internet, libros, revistas, programas de televisión y radio, etc.; y sin embargo, pocos realmente llegan a entender lo que significan. Creo que esto se debe a que frases como estas nos parecen tan simples, tan obvias, tan trilladas; que las descartamos fácilmente apenas las oímos o leemos. Incluso algunos pensarán que son frases ridículas hechas para vender y abusar de la credulidad de ciertas personas.

El problema es que la mayoría de nosotros, cuando queremos ser motivados, esperamos una gran frase, una gran idea que jamás se nos ha cruzado por la mente, una revelación tal que nuestra vida no será la misma que antes. Esto es un gran error, la sabiduría se esconde debajo de la sencillez (échale un vistazo a los monjes budistas, por ejemplo). La motivación no se desplegará ante nosotros como un espectáculo, sino que se nos acercará al oído y se materializará en un susurro. Las cosas sencillas pueden ser muy profundas.

Primero, cuando hablo de querer, desear, anhelar, etc.; no me refiero a lo que te gustaría ser, a lo que te gustaría tener. No me refiero a frases como “Eh, qué chévere sería si yo fuera más inteligente, responsable, atlético, etc.”, "ojalá pudiera ser menos tímido" o “me gustaría destacarme más”. Yo opino que la palabra “deseo” se presta para muchos significados, así que es necesario que entiendas un poco mejor a qué me refiero antes de que juzgues la frase que te resalté al principio.

Lo primero que quiero que hagas es que te pongas a pensar en las cosas que supuestamente deseas. Después, sigue leyendo.

El deseo es algo que te lleva a la acción. Es un impulso inevitable, una motivación que no se desgasta, un motor que nunca se apaga. El deseo es el que conduce a una persona a perseguir sus metas sin retroceder, sin rendirse, sin pensar en la opinión de los demás.



Ahora piensa otra vez en las cosas que deseas. ¿De verdad las deseas? ¿Haces todo lo que está en tu poder para conseguirlas? ¿Prefieres divertirte, dormir, comer, descansar, etc., antes que trabajar por eso que deseas? ¿Te importa más la opinión de tus padres, de tu familia, de tus amigos? ¿Te sentirías avergonzado si los demás descubrieran qué es lo que deseas? ¿Te da vergüenza que los demás te vean trabajando por aquello que quieres? ¿Prefieres quedarte en tu zona de comodidad para no arriesgarte a fracasar? ¿Te sientes frustrado cuando los resultados no aparecen tan rápido como esperas? ¿Prefieres refugiarte en la rabia, en la soledad o en las distracciones antes que pensar en lo que te gustaría ser o tener?

Bueno, seguramente ahora deseas realmente muy pocas cosas, ¿no?

Antes que cuestionarte y desanimarte, me gustaría decirte que no necesitas desear algo con todas tus fuerzas para luego intentar conseguirlo. No esperes que toda la motivación y la energía estén disponibles para ti antes de perseguir tus sueños. Eso es algo que va surgiendo durante el camino. Simplemente tienes que dar un paso, por más pequeño que sea; y luego tu mente se programará para el siguiente, y para el siguiente. Si tienes éxito en dar ese primer paso, es una victoria para tu mente; y lo mínimo que obtendrás es que tendrás la energía y las ganas suficientes para dar otro pequeño paso. Si haces algo bueno una vez, tu mente te dice que eres capaz de repetirlo. Así de fácil puedes romper un patrón de fracaso. Simplemente tienes que creer que es posible cambiar, que es posible dar otro paso más. Esta es la segunda parte de la frase, la creencia.


¿Ahora que deseas algo, crees que es posible?

Tú puedes desarrollar hábitos, capacidades, talentos; puedes crecer, puedes pensar de manera diferente, puedes ser alguien mejor (o simplemente distinto), puedes crear nuevos comportamientos que te hagan llegar hasta donde tú quieres. Además, aunque no lo hayas notado, ya tienes muchas herramientas con las que puedes trabajar. Es cierto que eres una persona que tiene dificultades que otros no tienen, pero en esa misma medida, tienes potencialidades que otros no tienen.



Pero si crees que las personas pueden apreciarte sin que tengas que buscar su aprobación, pensarás que ser quien eres es divertido, puedes experimentar, puedes ser quien quieras y cuando quieras, puedes descubrir cosas que jamás habrías descubierto si estuvieras pendiente de lo que pensaban los demás.

Si crees que fracasar es peor que intentar algo nuevo, jamás te sorprenderás por lo que pudiste haber conseguido.

Lo que me gustaría que entendieras es que el mundo no está fabricado de antemano, ¡tú no estás fabricado de antemano! Poco importan tus genes, tus experiencias del pasado, tus fracasos previos. Lo único que interesa es cómo veas el mundo ahora y si crees que es posible cambiarlo. 

Las creencias son las que te hacen ser unas cosas y no otras. Si crees que los deportes son peligrosos, jamás serás un deportista, a pesar de que tengas el cuerpo o el talento de Michael Phelps o de Usaín Bolt. Si Albert Einstein o Thomas Edison hubieran creído que eran unos retrasados mentales (como los diagnosticaron en la escuela), jamás se hubieran puesto a estudiar o hacer inventos. A veces, dejamos que los demás nos digan qué somos y qué no, qué podemos hacer y qué no; y el problema con esto es que tal vez los demás no nos conozcan tan bien como piensan, incluso sin son expertos o si tienen el conocimiento suficiente para juzgarnos. 

Piensa en todos los atletas demasiado bajos, demasiado altos, demasiado lentos, demasiado pesados, demasiado delgados o demasiado limitados que se destacan en los diferentes deportes. ¿Por qué se destacan si no parecen estar hechos para ese deporte? Y ahora piensa es los atletas más grandes, fuertes, talentosos, capaces y experimentados que han resultado ser una decepción. ¿Cuál es la diferencia entre ambos grupos? Las creencias que tienen de sí mismos. Deja que todo el mundo dude de ti, pero asegúrate de que jamás dudarás de ti mismo. Al fin y al cabo, todo el mundo puede decirte que eres la persona más inteligente, más talentosa, más prometedora; pero si tú no te lo crees, nunca serás lo que ellos dicen. ¿Así que para qué hacerles caso si al final todo depende de ti?

Anuncios





¿Crees que la persona que inventó el ratón Mickey era creativa? Pues eso no lo creían las personas que echaron a Walt Disney de su empleo de periodista diciéndole que le hacían falta ideas creativas. ¿Crees que solamente si vas a una prestigiosa universidad y dedicas todo tu tiempo a estudiar podrás ser una persona brillante o exitosa, como todo el mundo te hace pensar? Pues dile eso a Einstein, que formuló las teorías que revolucionaron la física moderna en los ratos libres de su trabajo en una oficina de patentes. Dile eso también a Steve Jobs, a Bill Gates y a Mark Zuckerberg (el creador de Facebook) que jamás terminaron la universidad

El tema de las creencias es algo transversal en mi blog, y no me canso de insistir en el asunto porque es uno de los pilares del éxito. Además, es un tema que nunca se agota. En este post te hablo acerca de Roger Federer (quizá el mejor tenista de toda la historia), que abandonó sus estudios para dedicarse a su pasión. Antes te comenté acerca de una película basada en la vida real de Rudy, que fue lo suficientemente valiente para creer en su sueño y hacerlo realidad, en contra de todas las posibilidades y opiniones de los demás y también te hablé un poco sobre de los jugadores más bajos de la NBA, que desafiaron las estadísticas y los requerimientos de su deporte. La idea siempre es la misma: cree en ti mismo antes que nada o nadie. 



Ejemplos hay por todas partes. Aquí te regalo uno más: Antes de 1954, casi todo el mundo pensaba que no había poder humano que hiciese que una persona pudiera correr una milla en menos de cuatro minutos. Muchos corredores hacían tiempos de cuatro minutos y un segundo, pero incluso ellos pensaban que era fisiológicamente imposible bajar de los cuatro minutos. Roger Bannister no pensaba lo mismo y logró correr una milla en menos de cuatro minutos. Hasta aquí, seguramente piensas que la historia no es tan impresionante. Pero espera. Al año siguiente, más de una docena de corredores lograron correr una milla en menos de cuatro minutos, y no fue debido a que todo el mundo se hubiera vuelto más rápido, o que estos corredores entrenaran con más intensidad. Simplemente los corredores por fin creyeron que tal hazaña podía realizarse. Y una vez que se deshicieron de ese obstáculo mental, pudieron correr más rápido. No fue sino hasta que Roger Bannister superó una barrera que se creía insuperable, que los demás corredores dejaron de imponerse límites a sí mismos que no estaban en sus cuerpos, ni mucho menos en la fisiología humana. Los límites estaban en sus cabezas.

Frases En Busca de la Felicidad

Toda está en la actitud y en la confianza que tienes en ti mismo. Todo está en lo que pienses. Tal vez te acercas al espejo y sólo puedes ver un cuerpo pequeño, una cara fea o una persona insegura; pero tienes que comprender que esa es una elaboración de tu mente. ¿Tú crees que a Napoleón, uno de los conquistadores más grandes de la historia, le importaba que su Guardia Imperial tuviera un promedio de estatura de casi 180 centímetros, mientras que él apenas alcanzaba los 170 centímetros? Pues no le importaba, porque él mismo impuso la norma de que el promedio de estatura de su Guardia debía ser de 178 centímetros. ¿Todavía crees que las personas con autoridad y poder tienen que ser más altas que sus subordinados? ¿De causalidad piensas que las personas de baja estatura tienen menos oportunidades en la vida? Bueno, pues esa es una creencia que debes replantearte, o se hará realidad para ti.

Finalmente, no pienses que tus deseos son descabellados. Incluso tus sueños más grandes son posibles, de alguna manera tu mente sabe que son posibles, a pesar de que nadie lo sepa. Inconscientemente sabes que ese gran sueño que tienes es algo plausible, que no está fuera del reino de este mundo. Tendrías que estar loco (patológicamente hablando) para tener un sueño que es imposible (por cierto, esos no son sueños, son fantasías; no te vayas a confundir).

No generes creencias de temor, de angustia, de inferioridad; porque ellas te arrastrarán contigo. El mundo te ofrecerá exactamente aquello que en lo que creas, aquello que desees. Si hasta ahora has fracasado, tal vez te convenga revisar si (1) deseas verdaderamente algo, si (2) tienes las creencias apropiadas o si (3) estás esforzándote de la mejor manera posible. Si tienes un historial de fracasos sucesivos en tu vida, analiza qué actitudes, creencias o deseos en tu sistema mental te han llevado a eso. Si sigues haciendo las mismas cosas, obtendrás los mismos resultados. 






Publicar un comentario Blogger

  1. Personalmente esto lo considero muy complicado, la pasión y el deseo por algo no siempre es tan fácil de encontrar, a mi no me motiva mucho los ejemplos de grandes atletas o científicos, para serte sincera, creo que tienen la ventaja de que ya tenían una pasión, un deseo, ¿pero que hacer si aún no cuentas con eso? Entiendo tu punto de desear y creer pero aún así encontrar el deseo se me hace complejo.

    ResponderEliminar
  2. Hasta hace poco pensaba que no tenía sueños y me sentí realmente triste. Pero, me doy cuenta que deseo tantas cosas, y que ellas están a un empujón de mi, me falta esfuerzo para alcanzarlas, porque tengo historial de que cuando quiero algo lo consigo. Soy algo insegura, pero sé que puedo lograr las cosas si me lo propongo. Gracias por el artículo, me gusta leer tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Sí, me gustaría decir que me gusta mucho tu blog, me parece muy interesante y constructivo, enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. Me encantaron los consejos de superación personal. Me gustarían muchos más

    ResponderEliminar
  5. Gracias.
    Voy a ser escritora.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante, todos aquellos lo que nos puedar ayudar a crecer como personas y a dominar nuestra mente y emociones. Lograr nuestras metas que estan en nuestros cerebros pero que muchas veces no podemos lograr y somos iinfelices

    ResponderEliminar
  7. bastaste interesante todo lo que ah dicho lo pondre en practica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que lo encuentre provechoso.
      Muchas gracias por el comentario y sobretodo, por la lectura.

      Eliminar
  8. Hola, cómo uno puede aprender a expresarse mejor❓

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mirincho. Gracias por comentar. :>)
      Mejora tu vocabulario en español y aprende a hablar en público.

      5 consejos para aumentar tu vocabulario:
      http://tucambioesahora.blogspot.com/2014/01/5-consejos-para-aumentar-tu-vocabulario.html

      Serie hablar en público
      http://tucambioesahora.blogspot.com.co/search/label/C%C3%B3mo%20Hablar%20En%20P%C3%BAblico

      Como las cosas importantes en la vida, no te ofrezco soluciones o trucos temporales. Hay que esforzarse y hacer sacrificios. Los consejos rápidos sólo funcionan a corto plazo.

      Eliminar
  9. ¡Bendiciones!

    ¿Cuál es la la importancia de la gratitud y qué tiene que ver esto con la personalidad?

    ¡Bendiciones!

    ResponderEliminar
  10. Comparto la definición del deseo, la cual debe ser un fuerte impulso que nos lleva a la acción, de la cual muchas veces carecemos. Si queremos avanzar en el Desarrollo Personal, es preciso asumir un compromiso muy serio con nuestras metas y por supuesto un cambio de mentalidad, esta transformación, por lo general demora un tiempo considerable y se necesita de bastante voluntad para cambiar el mapa mental y en definitiva la forma de ser.

    ResponderEliminar
  11. Más de lo mismo, al final todo depende de uno, nadie te regalará cosas , si no te esfuerzas y estas convencido de que es lo que quiere no sirve de nada leer un millón de temas de superación personal o autoayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto; pero no del todo. No "todo" depende de uno. Reconocer esta pequeña diferencia puede darnos mucha tranquilidad y fortaleza.

      Eliminar
  12. Hola excelente tema, creo que podemos enriquecerlo, pero da un muy buen principio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna. Es necesario enriquecerlo y profundizarlo. Gracias por tu comentario. ¡Que tengas una excelente semana!

      Eliminar
  13. Hola! Totalmente de acuerdo. Cuando deseas algo con suficiente fuerza lo consigues. No hay obstáculo que te impida conseguirlo. El problema es que a veces deseamos cosas y vamos a por ello pero tus creencias limitantes te hacen dudar, te sientes insegura, no te crees capaz. Cuando esto pasa, tienes un obstáculo que por pequeño que sea lo ves insuperable y muchas veces te hace abandonar. Hay que tener una mentalidad ganadora para creerte que lo vas a conseguir y no abandonar ante los obstáculos que seguro tienes. Si no crees en ti de verdad, no lo conseguirás aunque sea muy fácil. Un saludo

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top